Tierra de Nadie

Mal, muy mal se dejaron ver las autoridades de Tránsito el fin de semana pasado, ya que permitieron que se cerrara la costera Miguel Alemán a la altura de La Condesa porque un buen de chavos en moto que vinieron de diferentes partes, principalmente del DF, decidieron estacionarse primero y luego hacer arrancanos y piruetas sin el más mínimo control de seguridad.

Supuestamente como chavos, podemos decir que estuvo chido el desmadre, pero las autoridades no están para pensar como nosotros los chavos, ellos están para brindarle seguridad tanto a turistas como a los que vivimos en la ciudad. Y lo que sucedió y ocasionó ese trastorno le salió barato al municipio.

La irresponsabilidad de permitir que se cerrara un carril de la costera para que en medio de la gente estuvieron haciéndose los arrancones pudo ocasionar un accidente de graves consecuencias.

La ausencia de autoridad fue tal, que los pocos elementos policiacos y de tránsito que había se dedicaban admirar a las chavas en shorcitos arriba de las motos o disfrutar las piruetas y suertes que los motociclistas hacían con sus vehículos.

Un verdadero tache se llevaron esa noche las autoridades en Acapulco. Hacía mucho que no pasaba eso, se les fue de las manos el control,ojalá no lo volvamos a ver , porque para como están las cosas, lo que se requiere es que al menos en donde todavía puedan actuar las autoridades, lo hagan.

Que no nos salgan con que en Acapulco no se infracciona a los turistas, porque cualquier turista que va a un centro vacacional tiene que respetar las leyes de tránsito a donde va, ¿o a poco creen que en Las Vegas, Miami, Paris, Madrid, Río de Janeio, o destinos nacionales como Cancún, Vallarta, Mazatlán o Cabos, ls dejan hacer lo que quieren?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *