Ser Joven

Hasta hace unos pocos de años, el ser joven no era más que preocuparnos por ir a la escuela, tener metas en la vida, enamorarnos, divertirnos, pensar que estábamos viviendo una etapa en la que se nos perdonaba y justificaba casi todo porque después maduraríamos y pasaríamos a ser parte de ese grupo con responsabilidades a cuestas.

Quizá uno de los primeros cambios en cuanto a la forma de vida de los jóvenes se dio con el crecimiento de embarazos no deseados, jóvenes madres solteras y la llegada del SIDA, que se desarrollaba principalmente entre las filas juveniles ante la ignorancia y su consecuente falta de protección al tener relaciones sexuales.

A ello se sumó también el que bajó la edad en que los chav@s tenemos nuestra primer relación sexual, comenzar a fumar, tomar alcohol u otras adicciones más graves.

Y hay una razón de ser: del 2005 al 2010 alrededor del 65% de los habitantes de México tenían entre los 12 y 25 años de edad. Una población nacional muy joven, era el famoso Bono Generacional.

Pero ahora, encima de lo mencionado anteriormente, cada vez más un sector de la juventud se involucra en acciones ilícitas por los diversos motivos que se quieran.

Por eso, en estos tiempos Ser Joven, representa más que un período de tu vida. Desgraciadamente ahora representa ya una responsabilidad, porque se madura física y mentalmente más rápido.

Pareciera que tenemos prisa de todo: tener relaciones, tomar alcohol, ir al antro (de 11 o 12 años ya están en los antros), desvelarnos en las fiestas, todo dirigido principalmente a la diversión y el entretenimiento.

Poco nos damos cuenta de las consecuencias de esos actos como es el contagio de enfermedades de transmisión sexual, las adicciones, los embarazos no deseados, el truncar los estudios, el ser padres cuando apenas se está dejando la pubertad o adolescencia.

De ahí la importancia de comprender que hay que tener los pies en la tierra. Y sin perder nuestra esencia de jóvenes, actuar pensando no sólo en el momento, si no un poco más adelante, de lo que queremos hacer con nuestros sueños y con nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *