Diana Rosa Córdova cazadora de olas y grandes desafíos

Por: Andrea Campos

Durante su última visita a Acapulco, Diana Rosa Córdova, de 23 años y originaria del Puerto, nos abrió su corazón y nos compartió la pasión que siente por el deporte que practica desde los trece años: el Skimboard. La artista urbana, Elisa Rank le dedicó un mural en su honor, que se encuentra en Costa Azul, en la calle Nao de Trinidad, como parte del proyecto “Muros contra la inequidad” plasmando a mujeres que se imponen en ámbitos, tradicionalmente, de ambiente masculino.

Nos platicó en entrevista su historia en esta aventura que la ha llevado, a través de las olas que recorre con su tabla de “skim”, a colocarse dentro de las primeras 15 mejores mujeres en el ranking mundial “United Skim Tour” (UST) y ser la primera mexicana en lograrlo. Orgullosamente de Acapulco, para el mundo.

“Sin darme cuenta yo estaba luchando a favor de buscar una equidad de género, porque hago un deporte donde estoy rodeada de hombres”

Actualmente radica en Laguna Beach, California, y tiene una carrera en Manufactura Aeronáutica y está por arrancar la segunda, en Física, carreras donde destaca en un ambiente mayoritariamente de hombres.

Familiares y amigos de Diana Rosa Córdova asistieron a la presentación del Mural en su honor

En cada frase que Diana Rosa utiliza para expresarse se pone de manifiesto, en su mirada la honestidad, la franqueza y la congruencia de su forma des ser y de tratar a las personas; en sus propias palabras dice de sí misma: “me gusta ser honesta a la vez directa y real con mi manera de ser con mi manera de comportarme con la manera de tratar a cualquier persona. Yo creo que al mostrar esto de mí, también por mi deporte y las cosas que hago, siento que puedo empoderar a las personas para tratar de cambiar la manera de pensar de hombres y mujeres, no sólo mujeres, que todos somos capaces y valiosos; tenemos mucho potencial que debemos explotar”.

Diana Rosa, ¿cómo empezaste a practicar el Skimboard, a qué edad y quién te enseñó tus primeros trucos?

Empecé a practicarlo en Acapulco cuando tenía 13 años en la playa de Elcano era un domingo familiar. Yo vi que mi hermano estaba aventándose en una tabla en la orilla; yo nunca lo había visto como tal, y me dijo que era skimboard, le dije que quería aprender y me enseñó. La verdad aprendí rápido, me paré y aunque nada más era eso lo que hacía al principio, me encantó sentir el proceso, sentir la velocidad mayor de la que alcanzas normalmente, porque estás en el agua.

Para skimbordear, primero se lanza la tabla y después, sobre ella, agarras las olas, explicó Diana Rosa

Para los que no estamos familiarizados con este deporte, platícanos, ¿qué es el skimboard?, ¿es una variante del surf?, además, ¿qué es lo que se necesita para skimbordear?

El Skimboard puede ser una tabla pequeñita de madera, delgada, de no más de una pulgada o tres centímetros de grosor, que, en otros niveles, se utiliza de fibra de vidrio o de carbono; esta tabla no tiene ninguna quilla abajo o aleta, es plana, y se avienta en la arena, corres sobre ella y agarras las olas. A diferencia del surf, que tienes que nadar hacia las olas para agarrarlas. El skimboard no es una variante del surf, es un deporte independiente; la duración de tu recorrido en una ola es más corta que en el surf, y lo que necesitas para que no se te resbalen los pies en la tabla es usar cera, pats, traction, una playa, olas… ¡a veces hasta sin olas puedes skimbordear!

¿Por qué decidiste skimbordear, cuál fue el llamado para que incursionaras en este deporte?

Decidí skimbordear porque, en cuanto lo probé, se me hizo como una adicción; me encantó la velocidad, ya había practicado varios deportes antes -tennis, ballet, basquetbal, hice atletismo, porras- hice muchísimas cosas, pero en cuanto probé el skimboard, en cuanto me di cuenta que podía ver la playa, el atardecer, los amaneceres y los cambios de los colores en el día, con las sensaciones, dije ‘esto, definitivamente, es para mí’.

En la imagen, Paola Allegria, la primera mujer clavadista de la Quebrada, con Elisa Rank y Diana Rosa Córdova

Y cómo te has desempeñado. ¿Cuáles han sido tus logros y triunfos en este deporte?

Cuando empecé, en Acapulco hubo competencias con algunas mujeres en un torneo de Acaskim y quedé en primer lugar, donde hubo profesionales y gente de otros lados. Participé en un Torneo en Zihuatanejo en categoría de Principiantes, contra puros hombres, donde quedé en primer lugar; también, en los Cabos, aunque a veces no quedaba en ningún lugar, porque participaba contra hombres. Después de eso fui por primera vez a mi primer torneo en Laguna Beach, California, en agosto de 2015: participé en la competencia “VIC” de “Victoria Skimboards” que forma parte del Tour Mundial de Skimboard, entre 16 mujeres profesionales (inscrita en categoría amateur decidió inscribirse en la de profesionales) y quedé en octavo lugar; me premiaron y me ofreció patrocinio la marca “Victoria”. Volví a participar en el 2016 y quedé en tercer lugar y ese fue muchísimo mejor y más padre. Actualmente soy el número 14 dentro de las 15 mejores mujeres del mundo, y soy la primer mexicana que se encuentra rankeada en el “United SkimTour”, que es el ranking de skimboard mundial.

¿Cuál ha sido la parte más difícil para ti en el skimboard, y por otra parte, cuál es tu fortaleza en esta especialidad?

El skimboard no es un deporte fácil, requiere mucha constancia y práctica y eso ha sido lo más difícil para mí, porque no me considero la persona más constante para ciertas cosas, como quisiera; pero, es algo que simplemente me encanta y, por más difícil que sea, es un reto que tengo que vencer y se ha vuelto mejor y más adictivo con el paso del tiempo. Mi fortaleza es que me da libertad, pasión por lo que hago, me da mucha felicidad y me hace estar en el mar que es en donde más me encanta y me gusta estar, esa es mi mayor fortaleza, ¡ser feliz! También me fortalece saber que he perseverado, que me ha abierto muchas puertas, me ha hecho conocer muchos lugares a muchas personas y, simplemente, amo este deporte, amo la velocidad, el agua, ¡todo! La mezcla de todos los elementos de este deporte, ir al agua, salir y volver, es algo muy rico.

De qué manera consideras que contribuyes a empoderar a las mujeres jóvenes con tu ejemplo, no sólo de Acapulco, sino de tu país, en la lucha por la equidad

Sin darme cuenta yo estaba luchando a favor de buscar una equidad de género, porque hago un deporte donde estoy rodeada de hombres, la carrera de Física que voy a estudiar y una carrera de Manufactura Aeronáutica son carreras que están rodeadas de hombres. Estoy feliz con mi manera de ser, de ser mujer, y simplemente me doy cuenta que todos podemos, no importa si eres mujer u hombre no tienes por qué detenerte o pensar que no vas a lograr algo. Simplemente, quiero demostrar eso con mi ejemplo. Claro que se tiene que trabajar duro a veces, va a haber momentos difíciles, malos, pero son experiencias que a veces tenemos que vivir para aprender y seguir adelante; el camino no es tan fácil, pero uno tiene que seguirle echando ganas si a uno le gusta lo que hace y ¡para adelante!

¿Qué concursos tienes en puerta y qué más viene para Diana Rosa Córdova?

Este año tengo unos concursos en California, el “Victoria”; el “Exile Oktober Fest”, en Newport Beach, CA; habrá uno en Santa Cruz, California, al que voy a asistir, y también va a haber un torneo en Florida, el “FL Skimboarding”. Hay otro que estoy planeando, que es en Brasil, “UST World Cup” en noviembre, en Playa Sununga, y en Acapulco se está armando un torneo para septiembre que cuando ya tenga confirmado, me voy a lanzar para apoyar a la banda acapulqueña. Ahora, he estado surfeando mucho, me ha estado apoyando mi esposo, llevo un año y medio surfeando y me encanta; entonces también quiero darle por ese lado surfear olas grandes, quiero desafíos más grandes, más velocidad en el mar.

Por favor, Diana, unas palabras para el público joven de Acapulco Club, para motivarlos a que luchen por sus sueños:

No importa qué tan raro sea su sueño, que tan loco o qué tanto la gente les pueda decir lo que piensen, no importa nada eso ni el miedo que tengas para hacerlo. Lo único que importa es ese poder y esa fuerza por algo que te llama la atención, que te da una razón, la pasión por vivir; si encuentras eso o si crees que están en la búsqueda, simplemente, no te detengas. Cuando lo encuentres vas a entender que veniste al mundo por una o muchas razones diferentes y tienes que ser la mejor persona que tú puedas, con la gente que te rodea y luchar por tus sueños sin que nada te detenga.


También en:

Revista Digital

Un pensamiento en “Diana Rosa Córdova cazadora de olas y grandes desafíos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *