El Socavón: Editorial

Sin duda no hay semana que no pase algo de alto impacto que tenga que ver con Acapulco o Guerrero. Hace dos semanas los hechos lamentables del CERESO de Las Cruces… y ahora que la recién inaugurada vía express en Cuernavaca que disminuía el tiempo de trayecto entre la Ciudad de México y Acapulco, se le hizo un socavón, que no es otra cosa que un tremendo hoyo.

Desgraciadamente ese accidente provocó la muerte de dos personas y mostró tal cual la corrupción con la que se realizan las obras públicas, y la falta de protocolos de rescate que permitan evitar víctimas como las de estas dos personas fallecidas.
Vale la pena subrayar que México requiere de profesionistas con valores y ética que vaya erradicando el problema de la corrupción, principal factor que ha dañado en mucho a la sociedad mexicana. Por lo cual los jóvenes deben de ver esa falla como una muestra de lo que no debe ser la actividad profesional.

En estos momentos las autoridades se debaten entre si la culpa es de la lluvia, si la culpa es de una tubería de drenaje de más de 40 años colapsada… pero la verdad es que los únicos culpable son quienes ejecutaron la obra y no tomaron en cuenta todas las advertencias que se le hicieron.

Por lo pronto, ese incidente dañó el fin de semana de inicio de las vacaciones, ya que se dice que alrededor del 30% de las reservaciones para esos días se cancelaron. Ya se medio solucionó el problema aunque la difusión fue tan extensa que aún hay la percepción de que el camino esta cerrado, lo cual en este momento ya no es verdad.

Veamos chavos… México, Guerrero y Acapulco tiene serios problemas porque los principales factores que los generan son la corrupción e impunidad. En la recién obra inaugurada del paso express ya quedó demostrada la corrupción, ahora falta que se aplique una sanción ejemplar para evitar la impunidad. Si en realidad las autoridades sancionan de manera ejemplar a los responsables de esa obra, entonces, sólo entonces, pensaremos a que hay luces de cambios.


También en:

Revista Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *